Visita mis redes sociales

Con Fuerza y Con Amor

Written by Shiny Demise on . Posted in Ascensión


En la vida de una ser humano, existen interminables maneras de decidir lo que vamos a vivir. Casi siempre, desde pequeños, hay quienes se sienten ajenos a este mundo, como extranjeros dentro de un país o pueblo que no conocen. Esto no es algo extraño, pues no todos son aborígenes de este planeta y no todos han estado con frecuencia aquí antes.

A medida que una persona crece, comienza a mirar con una perspectiva distinta su vida y su entorno, dándose cuenta que no todo lo que dicen los “adultos” es verdad y que no toda la gente actúa de manera honesta y cooperativa. Es entonces cuando el mundo comienza a ser algo fatídico ante una mente aún virgen y libre de malicia.

Es muy común, que entonces ese mundo fatídico se convierta en algo indeseable y desagradable de habitar. Al crecer, todos los seres humanos experimentamos confusión y dificultad para ver las cosas con claridad y como realmente son, y lo que es más difícil aún, cuesta trabajo aceptarlo.

Existe entonces un punto en la vida de un ser humano donde todo aparentemente se pone en contra, lleno de caos, de desgracia, de ira y de “mala suerte”. Es verdad, hay seres allí afuera y en todos lados asechando para llenar la mente con basura. La mayoría de los pensamientos negativos no son originarios de nosotros mismos, vienen de un emisor ajeno, el problema resulta cuando los adoptamos y los convertimos en algo nuestro en el interior y comienzan a influenciar el día a día con apatía, enojo, quejas, incertidumbre, mal humor y por resultado, experiencias desgastantes y desequilibradas. Sin embargo, es verdad que también debemos de responsabilizarnos de aquello que nosotros mismos pensamos, decimos y hacemos, por lo tanto el asumir una postura de andarse quejando por esto o aquello es tan inútil como no hacer nada por remediar las cosas que nos desagradan de nosotros mismos y de nuestro entorno. Quizás no puedas cambiar a los demás, pero no es tu responsabilidad que los demás sean como a ti te gustaría que fueran.

Cuando uno comienza un camino donde lo “espiritual” tiene más relevancia que lo físico, es muy fácil caer en huecos donde las dudas, la depresión, el abandonar proyectos y la fatiga se presentan como una gran loza. Esto se debe a que “aquellos”, sobretodo tu propio ego, quienes se ven amenazados por dejar de recibir poder que proviene de tu miedo, de tu odio y de tu tristeza realizan un contraataque para desorientarte y hacerte dudar y caer.

Esto es algo que yo mismo he cruzado hace un par de días, y en medio de la desesperación de no saber que pasaba conmigo mismo y al preguntarme a mi mismo “¿Cómo pretendo ayudar a otros sino me puedo ayudar ni a mi mismo?”, la respuesta fue clara y tajante, viniendo desde lo más profundo de mi ser: “Con Fuerza y con Amor. Tan sólo mira un árbol, los más grandes son majestuosos no por su aspecto, ni por su altura, son majestuosos por que han soportado cualquier clase de tormentas y cambios y se han mantenido firmes creciendo hacia la luz del sol”.

Hay muchas personas que pierden por completo los estribos y desisten, hay otros quienes no lo hacen. En cualquiera de los casos el único consejo que podría darles a quienes estén pasando por algo similar o para quienes hayan pasado por ello, es que recuerden que tras una gran tormenta la luz del sol brilla con más intensidad, sólo hay que saber soportar la tormenta y confiar en uno mismo para poder salir avante. Pero sobre todo el consejo, en cualquier cosa que quieran lograr y a donde quiera que sea que quieran llegar es que lo hagan Con Fuerza y con Amor y tu luz, tu sol, brillará más que nunca.

Un abrazo.

Trackback from your site.

Shiny Demise

"¡La Revolución de la Consciencia es Ahora!"

Acerca del Autor

Libros recomendados