Visita mis redes sociales

Dioses del Eden capitulo 22 : Los Caballeros del Nuevo Amanecer

Written by Shiny Demise on . Posted in Extraterrestres, NWO Agenda, Temas Diversos

A medida que la historia humana entraba en el siglo XVIII, los cambios estaban al mismo tiempo entrando. La Inquisición casi había muerto y la peste bubónica estaba agonizando.

Los estudiosos de la historia masónica saben que los principios del siglo XVIII fueron años que marcaron un período de importancia para la francmasonería. Las logias masónicas en Inglaterra habían conquistado muchos miembros que no eran albañiles ni constructores de oficio. Esto sucedió debido a que la francmasonería estaba involucrada en algo diferente que un gremio de oficiales constructores. Esta se había transformado en una sociedad fraternal con una tradición mística secreta. Muchas logias estaban a la abriendo sus puertas discretamente a los no masones, especialmente a la aristocracia local y a hombres de influencia. Por el año de 1700 se estimaba que un 70% de todos los francmasones eran gente de otras ocupaciones. Ellos se denominaban “masones aceptados” por que eran aceptados en las logias aunque no fueran albañiles de oficio.

El 24 de Junio de 1717, los representantes de cuatro logias británicas se reunieron en Goose and Gridlion Alehouse en Londres y crearon una nueva Gran Logia. La nueva Gran Logia que algunos llamaron “La Madre Gran Logia del Mundo”, oficialmente abandonó el aspecto gremial de la masonería, es decir la francmasonería operativa, y la reemplazó por un tipo de masonería estrictamente mística y fraternal, o francmasonería especulativa. Los títulos, herramientas y productos del oficio de masón o albañil, ya no eran más los tratados y destinados como objetos que los miembros debían usar para su sustento, en otras palabras, para ganarse la vida. En su lugar, estos artículos fueron totalmente transformados en símbolos místicos fraternales. Estos cambios no fueron hechos repentinamente, sino que fueron el resultado de una tendencia que había empezado mucho antes de 1717.

Algunas historias establecen incorrectamente que la Gran Logia Madre de 1717 fue el comienzo de la masonería misma. Como hemos visto, la raíz de la francmasonería fue establecida mucho antes de 1717 en la misma Inglaterra. Por ejemplo, una leyenda masónica relata que el príncipe Edwin de Inglaterra había invitado a los gremios de francmasones en su país tan atrás como en el año 926 DC., para ayudar a la construcción de varias catedrales y edificios de piedra. Manuscritos masónicos que datan de los años 1390 y 1410 se han mencionado en varias oportunidades y manuscritos de minutas de una reunión masónica del año 1599, fueron reproducidas en la Historia de la Masonería de Albert Mackey. La francmasonería ya estaba tan bien establecida en Inglaterra por el siglo XVII, que un cisma bien documentado en 1567 se conserva en los registros. El cisma dividió a los francmasones ingleses en dos facciones mayores: los masones de York y los masones de Londres.

El sistema de la nueva Gran Logia establecida en Goose y Gridiron Alehouse en 1717 consistía al principio de sólo un nivel de iniciación o grado. A los cinco años de la fundación de la logia se le añadieron dos grados más de tal forma que el sistema consistiera en adelante de tres pasos: entrada de aprendiz, socio artesano y maestro albañil. Esos grados eran comúnmente llamados: los grados azules, por que el color azul era simbólicamente importante para ellos. Los tres grados azules recordaban los primeros tres pasos de casi todos los sistemas masónicos de siempre.

La Gran Logia Madre sacó capítulos para hombres en Inglaterra, el Imperio Británico y Europa, autorizándolos para establecer logias practicando los grados azules.

La vistosa actividad fraternal de las logias proporcionaban una popular manera de que los hombres gastaran su tiempo libre y la masonería se convirtió rápidamente en una gran furia. Muchas logias se reunían en tabernas con una atracción característica de expender bebidas fuertes. Por supuesto, muchos de los miembros se acercaban a las logias atraídos por las promesas de fraternidad e iluminación espiritual.

La nueva Gran Logia Madre era considerada muy estricta en sus normas en cuanto a la prohibición de la discusión política en su interior. Idealmente, la francmasonería funcionaría independientemente de los problemas y posiciones políticas. Sin embargo, en la práctica la Gran Logia Madre, la cual fue establecida tan sólo tres años después de la coronación del primer rey hannoveriano, apoyó la nueva monarquía alemana en un tiempo cuando muchos ingleses estaban fuertemente opuestos a ella. Uno de los primeros y más influyentes Gran Maestro de la Gran Logia Madre fue el Reverendo John T. Desaguliers, quien fue elegido Gran Maestro en 1719. En principio, Desaguliers había escrito un folleto donde establecía que los hannoverianos eran los únicos soberanos legítimos de Inglaterra bajo las “leyes naturales”. El 5 de Noviembre de 1737, confirió los dos primeros grados masónicos a Federico, el príncipe de Gales, un hannoveriano. Durante las generaciones subsiguientes, los miembros de la familia real hannoveriana llegaron a ser los grandes maestros.(*) La Gran Logia Inglesa decididamente fue pro-hannoveriana y su proscripción de la controversia política realmente ayudó a montar un soporte al status quo hannoveriano.

A la luz de la naturaleza maquiavélica de la actividad de la Hermandad, si fuéramos a ver la Gran Logia Madre como una facción de la Hermandad, planeada para mantener con vida una causa controversial (por ejemplo, a gobernantes hannoverianos en Gran Bretaña), podríamos esperar que la red de la Hermandad fuese la fuente de una facción apoyando a la oposición. Precisamente esto fue lo que sucedió. Poco después de la fundación de la Gran Logia Madre, fue lanzado otro sistema de la francmasonería opuesto directamente a los hannoverianos.

Cuando James II fue derrocado por la Gloriosa Revolución de 1688, él se marchó de Inglaterra. Sus seguidores rápidamente formaron organizaciones para ayudarlo a recuperar el trono británico. El grupo más efectivo y militar fue la organización jacobita. Con su sede central en Escocia e Irlanda católica, los jacobitos eran capaces de reponer ampliamente la ayuda a los Eduardos. Ellos montaron muchas sublevaciones y campañas militares contra los hannoverianos, aunque fueron siempre derrotados en su empeño de colocar a los Eduardos en la corona. Cuando el depuesto James II murió en 1701, su hijo, el auto-proclamado James III, continuó la lucha familiar por recuperar el trono británico. Fue creada una nueva rama de la francmasonería para ayudarlo. Esta rama fue patrocinada siguiendo a la vieja caballería Templar.
Se dice que el hombre que fundó la francmasonería de los caballeros templares fue uno de los partidarios leales a James III, Michael Ramsey. Ramsey era un místico escocés que había sido contratado por James III para dos de los hijos de James en Francia.
La meta de Ramsey era restablecer la desgraciada caballería Templar en Europa. Para cumplir con esto, Ramsey adoptó el mismo enfoque usado por el sistema de la Gran Logia Madre de Londres: la resurrecta caballería templar tenía que ser una sociedad mística y secreta abierta a los hombres de variadas ocupaciones. Los títulos de las viejas caballerías, los uniformes y “los instrumentos del oficio” debían ser usados para propósitos simbólicos fraternales y rituales dentro de un contexto masónico. Para mantenerse con esos objetivos, Ramsey se denominó a sí mismo: el caballero Ramsey.

Ramsey no trabajaba solo. El estaba asistido por otros partidarios de los Eduardos. Entre ellos estaba el aristócrata inglés llamado Charles Radcliffe. Este era un celoso jacobito que había sido arrestado junto con su hermano el Oidor de Derwentwates, por sus acciones en conexión con la fallida rebelión de 1715 para colocar a James III en el trono británico. Ambos hermanos fueron sentenciados a muerte. El Oidor fue decapitado, pero Radcliffe escapó a Francia.

En Francia, Radcliffe asumió el título de Oidor de Derwenwater. Allí logra presidir más de una reunión en 1725 para organizar una nueva orden masónica basada en el formato Templar que había ya desarrollado Ramsey. La logia Derwentwater fue el instrumento para establecer y poner de nuevo el sistema Templar de la masonería a trabajar en Europa. Derwentwater proclamaba que la autoridad para establecer su logia venía de la logia de Escocia de Kilwinning, la más famosa logia de Escocia.(*) La francmasonería Templaria fue con frecuencia llamada en adelante francmasonería Escocesa debido a su origen reputadamente escocés.

La masonería escocesa de Ramsey atrajo muchos miembros declarando que la caballería Templar realmente había creado secretamente el sistema de la Gran Logia Madre. De acuerdo a Ramsey, la caballería Templar había redescubierto las enseñanzas “perdidas” de la francmasonería siglos antes en Tierra Santa durante las cruzadas. Ellos regresaron con las enseñanzas a Europa y, después de su desgracia y destierro, mantuvieron las enseñanzas secretamente vivas por cientos de años en Francia, Inglaterra y Escocia. Después de vivir en la oscuridad durante siglos, los templares cautelosamente re-emergieron, liberando sólo los grados azules por medio del vehículo de la Gran Logia Madre. Ramsey declaró que los tres grados azules fueron sacados solamente para probar la lealtad de los francmasones. Una vez que un francmasón probaba su lealtad alcanzando el tercer grado, se titulaba para avanzar a los “verdaderos grados”: el cuarto y el quinto y los grados más altos liberados por Ramsey. Ramsey declaró que estaba autorizado para liberar los grados más altos pero en un centro de operaciones secretas templar en Escocia. De acuerdo a esta historia, los templares escoceses estaban trabajando secretamente por medio de la logia en Kilwinning.

A los efectos de sus objetivos políticos pro-Eduardos, las logias escocesas cambiaron el simbolismo bíblico del tercer grado azul por el simbolismo político para representar la Casa de los Eduardos. Los grados “más altos” de Ramsey contenían un simbolismo adicional “revelador” del por qué los francmasones tenían la misión de ayudar a los Eduardos en la recuperación del trono de Inglaterra. Debido a esto mucha gente veía a la francmasonería escocesa como un intento inteligente de poner un señuelo francmasón fuera del sistema de la Gran Logia Madre que apoyaba la monarquía hannoveriana y a su vez, a los nuevos masones conversos en pro-Eduardos.

Los mismos Eduardos se unieron a la organización de Ramsey. James III adoptó el título de Caballero de San Jorge. Su hijo Carlos Eduardo, fue iniciado dentro de la Orden de Caballería Templar el 24 de Septiembre de 1745, en el mismo año que dirigió una gran invasión jacobita en Escocia. Dos años más tarde, el 15 de Abril de 1747, Carlos Eduardo estableció un capítulo jacobita escocés masónico en la ciudad francesa de Arras. Carlos Eduardo, más tarde renegó haber sido alguna vez francmasón con el objeto de enlodar con rumores dañinos diciendo que la masonería escocesa no era otra cosa que un frente creado para la causa de los Eduardos —que en realidad lo era— aunque él había sido un Gran Maestro en el sistema escocés. La prueba de su Gran Magisterio fue descubierta en 1853 cuando alguien encontró el capítulo emitido por Carlos Eduardo para establecer la arriba mencionada logia de Arras. El capítulo establece en una parte:

“Nosotros, Carlos Eduardo, Rey de Inglaterra, Francia, Escocia e Irlanda, y como tales substitutos del Gran Maestro del Capítulo de H….., conocido por el título de Caballero del Águila y el Pelícano…”(*)[1]

Ya hemos discutido la fundación de los dos sistemas de francmasonería. Cada uno apoyaba el lado opuesto de un conflicto que afectaba a otras naciones europeas también, pero que se desarrollaba o producía en Inglaterra. Ambos sistemas de masonería fueron lanzados con una diferencia de cinco años uno del otro. La historia de Ramsey de cómo vinieron en axistencia los dos sistemas, contiene algunas implicaciones bastante alucinantes. Esa historia narra que un pequeño grupo oculto de gente perteneciente a la red de la Hermandad en Escocia, deliberadamente crearon dos tipos opuestos de masonería para estimular y apoyar ambos lados de una controversia política violenta. Este sería un ejemplo asombrosamente claro de Maquiavelismo.

¿Cuánta verdad contiene la historia de Ramsey?

Para responder a esta pregunta debemos primero dar un breve vistazo a la historia de la francmasonería en Escocia.

Escocia ha sido por mucho tiempo un centro importante de actividad masónica. El más primitivo de los gremios masónicos en Escocia ha sido hallado en Kilwinning en el año 1120 DC. En el año 1670, la logia Kilwinning estuvo practicando la masonería como francmasonería especulativa, aunque de nombre era todavía una logia operativa.

Las logias de Escocia eran únicas por lo que eran independientes de, y nunca fueron capituladas por la Gran Logia Inglesa aun después que ellas comenzaran a practicar los grados azules del sistema de la Gran Logia Inglesa. La misma logia de Kilwinning había sido capítulo reconocido desde el siglo XV. Cesó de actuar así solamente en 1736 cuando se le unieron otras logias de Escocia elevando la logia de Edimburgo a la posición de Gran Logia de Escocia. La nueva Gran Logia de Escocia en Edimburgo adoptó el sistema especulativo de la Gran Logia Inglesa, aunque permaneció todavía independiente de la Gran Logia Inglesa y emitió sus propios capítulos. Aproximadamente siete años más tarde en 1743, la logia Kilwinning se separó de la Gran Logia de Escocia en lo que parecía una disputa trivial. Kilwinning se puso a sí misma como un cuerpo masónico independiente denominándose Logia Madre de Kilwinning y una vez más sacó sus propios capítulos. En 1807, la logia Kilwinning renunció todos sus derechos a capítulos reconocidos y se unió a la Gran Logia de Escocia. Por lo tanto, veremos períodos sustanciales de tiempo en los que la logia de Kilwinning fue independiente de todas las demás logias y también cuando hubo garantizado capítulos a la francmasonería Templar. Esta fue independiente en el tiempo en que Ramsey y Derwentwater proclamaban haber recibido autorización de Kilwinning para establecer grados templares en Europa.

Algunos historiadores masones argumentan que la logia Kilwinning y otras logias escocesas nunca tuvieron que ver con la creación de los así llamados grados escoceses. Ellos establecen que los grados escoceses fueron todos creados en Francia por Ramsey y su cohorte jacobita. Algunos escritores masónicos todavía discuten si el templarismo no alcanzó Escocia hasta el año 1798, décadas después que este había sido acogido en Europa. Aquellos escritores también declaran que la logia de Kilwinning nunca practicó otra cosa que los grados azules del sistema inglés. Otros creen que Ramsey , quien nació en la vecindad de Kilwinning, clamaba por un origen escocés para sus grados, además de su oficio nacionalista para ayudar a construir una base de apoyo político para los Eduardos en Escocia. Esos argumentos suenan persuasivos, pero la documentación histórica prueba que todos ellos son falsos.

Primero que todo, ya hemos visto que Escocia estaba proporcionando esta agitación con importantes figuras históricas contribuyendo a algunos de los cambios propuestos por los revolucionarios de la Hermandad. Michael Ramsey es el tercer escocés misterioso de origen oscuro que hemos visto ayudando a producir cambios importantes en Europa. Los otros dos casos fueron discutidos con anterioridad: William Paterson, quien ayudó a los gobernantes alemanes a instalar un banco central en Inglaterra, y John Law, quien fue el arquitecto del Banco Central de Francia.

Segundo, las logias masónicas escocesas fueron un lugar natural para que surgieran los grados templarios pro-Eduardo. Escocia era fuertemente pro-Eduardo y los jacobitos estaban acuartelados, es decir, tenían su cuartel general allí. Décadas antes de que fuera creada la Gran Logia Inglesa, muchos masones en Escocia sabían que se estaba ayudando a los Eduardos. Esos escoceses leales usaban sus logias como lugares de reuniones secretas en los cuales tramaban intrigas políticas. La actividad masónica pro-Eduardo pudo provenir de mucho tiempo antes de 1660, —el año de la Restauración Eduardo , es decir cuando los Eduardo recuperaron el trono que estaba en manos de los Puritanos —. De acuerdo a algunos primitivos masones, la Restauración fue un logro masónico. El general Monk, quien jugó un papel determinante en la Restauración, ha sido presentado como francmasón.

Finalmente, hay evidencia incontrovertible de que las logias escocesas, incluyendo la de Kilwinning, estaban involucradas con el Templarismo en décadas anteriores a 1798. El historiador masón Albert Mackey dice en su Historia de la Francmasonería, que en 1779, la logia Kilwinning había sacado un Capítulo para algunos masones irlandeses que se denominaban a sí mismos la “Logia de la Alta Caballería Templaria”. Más de una década antes, en 1762, la logia de San Andrés de Boston había solicitado a la Gran Logia de Escocia una garantía, la cual fue recibida más tarde, mediante la cual la logia de Boston podía conferir el “Arco Real” y los grados de la Caballería Templar en su reunión del 28 de Agosto de 1769. Es significativo que la logia de San Andrés haya solicitado autorización a la Gran Logia de Escocia para ejercer el derecho de conferir el grado Templar y no solicitarlo a cualquier logia francesa.

Tenemos así confirmados dos elementos de la historia de Ramsey: (1) que las logias Escocesas practicaban la Francmasonería Templaria, y (2) que una Gran Logia Escocesa estaba otorgando capítulos Templarios al menos tan temprano como en 1762. Podemos asumir con seguridad que la Gran Logia Escocesa estuvo involucrada con el Templarismo antes de aquel año, porque la logia habría tenido que establecer el grado templar antes que otra logia pudiese aplicarlo para ella. Desgraciadamente no aparecen registros sobrevivientes que indiquen fielmente cuándo comenzó el Templarismo en las logias de Escocia. Ramsey y Derwentwater, por supuesto, afirman que los grados templares ya existían antes de 1720. Las logias escocesas muy bien puede que hayan estado involucradas con alguna forma de Templarismo en ese tiempo.

Comprensiblemente, las logias escocesas eran altamente secretas en cuanto a su actividad Templaria. Solamente sabemos que aproximadamente en el año de 1762 se estableció el Capítulo Templario de la Logia de San Andrés, porque los indican los registros encontrados en Londres. Sólo necesitamos considerar los esfuerzos de los dos Oidores a Derwentwater para apreciar el peligro que esperaba a esa gente, incluyendo a los francmasones, quienes se comprometían en actividades políticas pro-Estuardo.

No todos los elementos de la historia Templario de Ramsey estaban respaldados por la evidencia. Por ejemplo: la francmasonería misma había comenzado por la Caballería Templar como lo presupone Ramsey. Los gremios masónicos que dieron nacimiento a la francmasonería existían mucho antes que la Caballería Templar. Por otro lado, hay evidencia circunstancial de que la Caballería Templar puede haber sido una de las que llevó a Inglaterra los grados azules.

Como mencionamos en el capítulo 15, se piensa que los tres grados azules estaban siendo practicados siglos antes por la secta de los Assasin de Persia. La caballería templar tenía contacto frecuente con los Assasin durante las cruzadas. Durante aquellos períodos en que ellos no estaban combatiendo unos contra otros, los Assasin y los templarios establecieron tratados y se comprometieron a mantener relaciones amigables. Un tratado así permitió a los templarios construir varias fortalezas dentro del territorio de los Assasin. Algunos historiadores creen que durante aquellos interludios pacíficos, los templarios aprendieron las enseñanzas místicas extensivas de los Assasin e incorporaron algunas de aquellas enseñanzas dentro del sistema templar. En consecuencia, es bastante posible que los templarios tuvieran los grados azules mucho antes, por supuesto, de que fueran establecidos por la Gran Logia Madre Inglesa.

Otra evidencia circunstancial es que durante la era de las cruzadas, los templarios estaban en las alturas del poder en Europa. Poseían propiedades por todo el Continente. Sus retenes y preceptorías en Escocia eran sustancialmente numerosos. Cuando los templarios abandonaron Tierra Santa terminadas las cruzadas, eventualmente regresaron a sus preceptorías establecidas alrededor del mundo, incluyendo Escocia. Después que la Orden Templar fue suprimida en toda Europa, muchos templarios se negaron a abandonar sus tradiciones Templarias y continuaron realizando sus actividades en secreto. Algunos templarios secretamente activos se unieron a las logias masónicas, incluyendo logias en Escocia y en Inglaterra. Por lo tanto, es concebible que los templarios eran el canal a través del cual viajaban los tres grados azules de la secta de los Assasin a los largo de Escocia hasta la Gran Logia Madre de 1717.

Algunos francmasones pueden ver cualquier intento por conectar los grados azules con la secta de los Assasin como esfuerzo para desacreditar la francmasonería, aunque la conexión fue sugerida por uno de los historiadores más estimados por la masonería. Al discutir un lazo así, es importante recordar que las técnicas empleadas en los asesinatos por los Assasin nunca fueron enseñadas en los grados azules. Los Assasin poseían una tradición mística muy grande la cual se extendía detrás de sus métodos políticos controversiales. Además, los Assasin habían obtenido muchas de sus enseñanzas místicas de los primitivos sistemas de la Hermandad. En consecuencia, los grados azules puede que hayan comenzado mucho antes de la fundación de la organización Assasin.

Cualquiera que sea la última verdad sobre los orígenes de los grados azules y los grados escoceses, ambos sistemas ganaron gran popularidad. Los grados escoceses eventualmente llegaron a dominar casi toda la francmasonería. En Europa continental, el centro de la francmasonería escocesa probó ser Alemania, donde la misma pequeña camarilla de pequeños príncipes, como hemos observado, pronto emergieron como líderes de la nueva francmasonería templar.

(*) Augusto Federico (1773-1843) , el noveno hijo de Jorge III, fue Gran Maestro durante los treinta años anteriores a su muerte. Previo a esto, su hermano mayor, quien llegó a ser el rey Jorge IV, había llegado a la posición de Gran Maestro. Un posterior Gran Maestro real fue el rey Eduardo VII, hijo de la reina Victoria. Eduardo sirvió como Gran Maestro por 27 años mientras era el Príncipe de Gales. El más reciente Gran Maestro real por convertirse en rey fue el Duque de York, quien más adelante se convirtió en el rey Eduardo VI (r. 1936-1952).

(*) Hay algún debate acerca de la forma cómo Lord Derwentwater también recibió un capítulo de la Gran Logia Madre de Inglaterra para comenzar su nueva Logia Francesa. Muchas historias establecen lo que él hizo, pero algunos eruditos masónicos aseveran que no existen registros de tal capítulo y que la logia de Lord Derwentwater era clandestina, es decir no oficial. Se ha argumentado que la Gran Logia Madre de Inglaterra no pudo haber garantizado a Derwentwater un capítulo, porque su inclinación política pro-Estuardo era bien conocida. Como nota al pie, Lord Derwentwater continuó actuando políticamente y en su actividad trató de unir a Carlos Eduardo durante la rebelión jacobita en 1745. El barco en el cual viajaba Derwentwater fue capturado por un crucero inglés. El Oidor fue llevado a Londres donde fue decapitado en Diciembre de 1746.

(*)“Capítulo H” se cree que fue la logia escocesa de Heredon. Carlos Eduardo es indicado como el “substituto” Gran Maestro porque su padre, como rey de Escocia, fue considerado el Gran Maestro “hereditario”.

[1] MacKey, Albert Gallatin, The History of Freemasonry (New York, The Masonic History Company, 1898), vol. 1, p. 280.

Trackback from your site.

Shiny Demise

"¡La Revolución de la Consciencia es Ahora!"

Acerca del Autor

Libros recomendados