Visita mis redes sociales

La Gruta

Written by Shiny Demise on . Posted in Ascensión

El día amaneció límpido, con un sol tibio que envolvía a los seres de suave calor. Sin embargo, inesperadamente el cielo comenzó a obscurecerse. El horizonte se tornó gris presagiando la tormenta. Encontrándose entonces en medio del bosque, Makarios corrió a refugiarse en la gruta que él conocía tan bien.

Mientras la lluvia torrencial horadaba los caminos allá en el exterior, el solitario vagabundo descubrió ante sus pies, tirada como al descuido, una gastada hoja de papel. El silencio y la calma circundante despertaron su curiosidad. Desplegando lentamente el empolvado papel, maravillado y sorprendido, Makarios comenzó a leer:

“En el momento más aciago de la tormenta, hay que buscar de nuevo el refugio interior. Saber callar. Saber observar y ver más allá del momento presente. Saber encontrar la calma en medio del torbellino. Pensar largamente. Auscultar el viento. Hurgar en el futuro y tener el alma dispuesta a la aventura. Hoy terminarán las tribulaciones presentes, mañana será otro día.

No intentar detenerse en el camino aunque nos haya gustado algún paraje. El hombre sabio camina lento mirando todo atentamente, tratando de guardarlo en la memoria, para no tener más tarde que volver la vista atrás. El hombre sabio aprecia lo que tiene, en el momento preciso, y no se lamenta de lo perdido, ni suspira por lo futuro. El hombre sabio agradece el pasado, está satisfecho de su presente y espera con tranquilidad el porvenir.

El hombre sabio recorre su camino bien dispuesto, sin culpar a nadie de sus posibles infortunios. El hombre sabio ha aprendido que todos sus males o bienes no dependen más que de él mismo. De cómo él enfrente a su vida. Que nada ni nadie podrá hacerle daño si él ha pertrechado bien la entrada de su templo interior. El hombre sabio no tiene necesidad de ir en busca de la fuente del conocimiento, porque ésta, está ahí en todo lo que le rodea y sólo necesita interrogarse y contestarse a sí mismo en momentos de quietud y reflexión… El hombre sabio no habla, ¡vive!…”

Cuando el extrañado y solitario vagabundo llegó al final de esas líneas, levantó la vista y, mirando hacia el exterior, advirtió que la tormenta había cesado.

Elvira G.
elvirag@shinydemise.com

Trackback from your site.

Shiny Demise

"¡La Revolución de la Consciencia es Ahora!"

Acerca del Autor

Libros recomendados