Visita mis redes sociales

Afinación Semanal de la Conciencia de la Kabbalah – ¿Qué hay debajo?

Written by Shiny Demise on . Posted in Afinación de la Conciencia

En tiempos antiguos, si tenías una pregunta, la escribías y se la entregabas a tu líder espiritual local. Él respondía a la pregunta y te devolvía el papel con tu “prescripción”; a veces se trataba de una solución espiritual, otras de una tarea física para transformar la situación.

Los grandes kabbalistas como el Baal Shem Tov nunca leían un trozo de papel. Él podía mirar un papel y decirte todo acerca de la persona que lo había escrito. Él veía en el interior de su alma, en la raíz de su problema y no diagnosticaba y trataba el problema. Él trataba a la persona.

En el mundo médico, los síntomas se presentan, se diagnostican y se tratan. En la homeopatía, a menudo se lleva a cabo una investigación más profunda, pero el concepto es similar.

En nuestra propia vida, y en las vidas de los que nos rodean, no podemos tratar a las personas como trozos de papel y no podemos limitarnos a contestar o a hacer preguntas.

No podemos tratar la pregunta. Debemos tratar a la persona.

Mi madre y maestra, Karen Berg, dice a menudo que cuando una persona acude a ti con un problema, no puedes ayudarla si lo haces desde tu propia perspectiva. Tienes que borrarte a ti mismo, ponerte totalmente en los zapatos de esa persona y sentir cuál es su perspectiva, independientemente de cuál sea la tuya.

Si alguien te llama y te cuenta lo que le está pasando, no puedes limitarte a escuchar el problema. Debes escuchar a la persona. Si alguien dice: “Estoy enojado”, lo más fácil es decirle que medite, rece y lo deje ir. Pero la pregunta que debemos hacer es: “¿Por qué estás enojado, y con quién?”. La línea de preguntas continúa y al final llegamos al verdadero problema.

Lamentablemente, tal como está el mundo hoy en día, cuando hay un problema buscamos una venda. Mientras logremos detener el sangrado por ahora, nos quedamos satisfechos.

Debemos ser conscientes de la naturaleza del problema y asegurarnos de que las soluciones funcionan a largo plazo.

Si una persona tiene un problema en los riñones y le das Vicodina sin saber que tiene tendencias adictivas, no estás solucionando el problema; estás añadiendo otro problema.

Tenemos que mirar el cuadro completo y esforzarnos por enfocarnos en las soluciones. Eso es lo que vinimos a hacer aquí, para nosotros mismos y para el resto del mundo. Esta semana, piensa sobre –e incluso afronta a– las personas que estás tratando como problemas, los problemas que no estás encarando y las soluciones que sabes que pueden requerir un mayor esfuerzo, pero crearán cambios duraderos.

Todo lo mejor,

Yehudá

Trackback from your site.

Shiny Demise

"¡La Revolución de la Consciencia es Ahora!"

Acerca del Autor

Libros recomendados