Visita mis redes sociales

Dioses del Eden capitulo 9 : Profetas del Destino

Written by Shiny Demise on . Posted in Extraterrestres

Pregunte a cualquiera: ¿Usted cree en algún tipo de Día del Juicio en el futuro? Lo más probable es que él o ella responda: Sí. Después de la creencia en Dios, la creencia en el Día del Juicio puede que sea el concepto religioso más extendido en el mundo moderno. Mucha gente, abiertamente ateos, con frecuencia experimentan un sentimiento innato sobre la llegada de algún tipo de gran juicio o reestructuración que por ahora se encuentra en el futuro.
La mayoría de los Apocalipsis siguen un patrón similar: la humanidad sufrirá un trastorno durante un futuro cataclismo global. El cataclismo será seguido por un día del Juicio en el cual Dios o un representante suyo decidirá el destino de cada persona en la Tierra. Sólo aquellos que son obedientes a la religión predicando el Apocalipsis se les garantizará la gracia el día del Juicio. Todos los demás serán condenados a muerte o al castigo espiritual eterno.
El día del Juicio será seguido por una Utopía sobre la Tierra, que será disfrutada solamente por quienes creyeron y obedecieron.
A pesar de las promesas de un Shangri-la universal, esas enseñanzas atemorizan con frecuencia a la gente y aún hoy día causan inquietud. Como discutiremos brevemente el espantoso Apocalipsis da a la verdad espiritual otra falsa distorsión; y con mayor evidencia, ellos someten a la gente a obedecer una específica religión o líder. Las doctrinas del fin del Mundo también hacen a la gente temer explorar sistemas religiosos competentes, tales como los ofrecidos por las religiones Maverick. La enseñanza del día del Juicio finalmente acaban en extorsión: obedeces o mueres.

La cuestión es: ¿quién implantó la creencia apocalíptica sobre la Tierra? Normalmente se menciona que fue un Ser Supremo, pero: ¿es un Ser Supremo la verdadera fuente ? Una cuidadosa observación de la historia revela que las enseñanzas apocalípticas salieron primero de la actividad Custodia y de fuentes dentro de la red de la Hermandad corrupta. Las doctrinas del fin del Mundo fueron diseminadas por los antiguos misioneros y conquistadores de la Hermandad simultáneamente con el monoteísmo. Por eso no es sorprendente saber que las doctrinas de la Batalla Final tienen sus raíces en un famoso símbolo de la Hermandad descubierto en las antiguas reliquias egipcias. Este símbolo era el ave mística conocida como: el fénix.
El fénix es un ave ficticia de la cual se dice que vive entre quinientos a seiscientos años antes de quemarse a sí misma para morir en un nido de hierbas. De las cenizas emerge un pequeño gusano que se convierte en el fénix nuevamente. El fénix repite su ciclo de vida -muerte–renacimiento, una y otra vez, interminablemente.

La leyenda del fénix es una alegoría (una historia con un significado subyacente) o símbolo, planificada para impartir una verdad muy profunda. Precisamente lo que es esta verdad se ha perdido, y así encontramos a la gente interpretando la leyenda del fénix en una variedad de formas. Por ejemplo: mucha gente ve al fénix como un símbolo de la resurrección o supervivencia espiritual después de la muerte: un alma nace dentro de un cuerpo, el cuerpo florece, el cuerpo sufre los ardientes rigores de la vida y de la muerte, y el alma queda intacta para surgir y construir otra vez. Otros ven al fénix como un símbolo (nacimiento-crecimiento-decadencia) del ciclo sobre el cual los elementos físicos del universo parecen operar, detrás del cual yace allí una realidad espiritual indestructible.

Desafortunadamente la leyenda del fénix, como muchas otras alegorías místicas de la Hermandad Egipcia, distorsionó importantes verdades. La leyenda vino a transmitir la idea falsa de que en ella existe alguna clase de “ley” o “plan” inalterable el cual obliga que la existencia espiritual debe consistir de un arduo proceso como el del fénix: decrecimiento, muerte por el “fuego”, emergencia desde las cenizas, crecimiento nuevamente, muriendo otra vez y así por siempre. Mientras este proceso parece regular la vida sobre la Tierra, no es natural, inevitable ni saludable.
Muchas de las enseñanzas del fin de Mundo, toman la filosofía expresada en el mito del fénix y la aplican a la totalidad de la raza humana. Cuando hacen eso es frecuente que expresen la noción de que las sociedades humanas deben soportar continuos “sufrimientos mediante el fuego” como parte del gran plan de Dios. La mayoría de los Apocalipsis giran entonces desde la alegoría normal (prototipo) del fénix que proclama que este proceso culminará en una gran “Batalla Final” seguida por una utopía. Esas creencias animan a la gente a tolerar y hasta acoger con agrado un mundo de continua dureza física, conflictos y muerte; la clase de mundo que dicen las antiguas escritura que deseaban los Custodios para la vida de su raza de trabajo. Las profecías del Día del Juicio incitan incluso a alguna gente a trabajar por una “batalla final” porque esos creyentes piensan que esto significaría el nacimiento de una utopía.
Las enseñanzas del fin del Mundo fueron extensamente diseminadas en Persia más o menos entre los años 750 y 550 AC., por un famoso profeta persa llamado Zoroastro. (*)
Zoroastro es citado por los historiadores como uno de los profetas más antiguos en predicar el tipo de monoteísmo creado primero por Akhnaton. Zoroastro fue un místico y sacerdote Ario que también enseñó una forma de Arianismo. En este tiempo Persia era una nación dominada por una casta sacerdotal aria. Algunas ramificaciones de la Hermandad de hoy establecen que Zoroastro fue un emisario de la antigua Hermandad.
La Cosmología (teoría del Universo) de Zoroastro estaba basada en el concepto de una lucha entre el bien y el mal. Zoroastro dijo que esta lucha se llevará a cabo en un período de 12.000 años divididos en cuatro etapas. La primera etapa consistía únicamente de la existencia espiritual durante cuyo tiempo un dios principal o jefe planificó el universo físico. Durante la segunda etapa, se creó la materia del universo, seguida por la entrada o ingreso al nuevo universo del dios principal opuesto con el propósito de crear problemas. La tercera fase consistía en una batalla entre el dios principal y su rival por el destino de muchas almas que llegaban para ocupar el universo, y la cuarta etapa o etapa final, el dios principal enviaría una sucesión de salvadores, quienes finalmente derrotan al oponente y traen la salvación a todos los seres espirituales del universo. De acuerdo al modelo Zoroastro, el mundo actual está en su cuarta etapa.
Zoroastro parece haber sido un reformador sincero y honesto. El dio algunas lecciones acerca de la naturaleza de la ética y su importancia para la salvación espiritual. El forzó a la gente a tener libre voluntad. En otras materias sin embargo, la religión de Zoroastro se sintió corta de ideal. Para comprender el porqué, solo necesitamos mirar al “Dios” de Zoroastro.

El Dios de Zoroastro es llamado Ahura Mazda, que significa “señor” o ‘’espíritu” (ahura) del “conocimiento” o “sabiduría” (“mazda”). Zoroastro establece que cuando él tenía 30 años, Ahura Mazda se le apareció diciéndole que él, Ahura Mazda, era el único Dios verdadero. Ahura Mazda procedió entonces a impartir a Zoroastro muchas de las enseñanzas que constituyen el Zoroastrismo. Cuando nosotros indagamos para ver qué tipo de criatura fue Ahura Mazda, descubrimos una buena evidencia de que él fue otro Custodio pretendiendo ser Dios. Ahura Mazda es descrito en algunos sitios como una figura humana barbuda quien se mantiene de pie sobre un objeto circular estilizado. Del objeto circular salen dos alas estilizadas para indicar que vuela. El objeto redondo volador tiene dos vigas sobresalientes debajo, las cuales parecen un tren de aterrizaje. En otras palabras, Ahura Mazda era un “Dios” como humano que volaba en un objeto redondo alado con tren de aterrizaje: un Custodio. La implicación es que el monoteísmo de Zoroastro, con su mensaje apocalíptico, fue extendido en Persia con la asistencia Custodia, mucho en la misma forma como el Judaísmo fue esparcido bajo Moisés.
Como indicamos antes, Zoroastro fue un Ario viviendo en una región gobernada por otros Arios. La dominación aria fue tan fuerte que el nombre de Persia fue eventualmente cambiado por “Iran”, el cual es un derivado de la palabra Ario. Los trabajos de Zoroastro hablan de un fios luchando por las naciones arias y ayudándolos a tener buenas cosechas. Através de sus escritos, —primeramente el Zend Avesta—, y sus enseñanzas místicas secretas, el Zoroastrismo hizo mucho por esparcir las filosofías del arianismo a otras organizaciones dentro de la red de la Hermandad. Más adelante veremos ejemplos.
Las doctrinas apocalípticas continuaron esparciéndose después de la muerte de Zoroastro, especialmente por los profetas hebreos. Las advertencias de esos profetas hebreos puede encontrarse en los últimos libros de Viejo Testamento. Uno de esos profetas fue Ezequiel, cuya descripción de objetos voladores extraños ya vimos en el capítulo 7. De acuerdo a la narración de Ezequiel, él fue llevado a bordo de una extraña nave con el propósito grande de darle diseminación a un mensaje apocalíptico, indicando una vez más que los Custodios eran los definitivos creadores de las enseñanzas del Día del Juicio.
A medida que se acercaba el año 1 DC., la religión hebrea se hizo bien asentada en el Medio Oriente. Sin embargo, fue sufriendo muchos cambios, alguno de los cuales fueron causados por la extensión del Imperio Romano centro de Palestina. Los romanos, quienes estaban siendo conducidos a la conquista por extrañas religiones místicas con definitiva incitación de la Hermandad, hicieron a menudo la vida difícil a los judíos. En este ambiente se crearon grupos de sectas judías las que con frecuencia peleaban unas con otras, excepto con respecto a una materia: los romanos no eran bien acogidos en Palestina. Algunas sectas hebreas como los Seduceos proclamaban la llegada de un Mesías de Dios —un Mesías que prevalecía en la eterna batalla del bien contra el mal y traía la libertad a los judíos oprimidos. Esta idea llegó a ser muy popular entre los hebreos de Palestina, aunque su fuerte ingrediente político la hizo peligrosa.
Los profetas mesiánicos del Antiguo Testamento comienzan tan atrás como en el año 750 AC., con el profeta Isaías. El Apocalipsis judío aparece esporádicamente después de esto, lo suficientemente frecuente como para mantener vivo el temor de un cataclismo mundial. Los ejemplos incluyen al profeta Joel aproximadamente el año 400 AC., y a Daniel por el año 165 AC. Irónicamente, las profecías eran totalmente fatales y expresaban hostilidades tremendas contra el mismo pueblo judío, aunque los hebreos quisieran decir que se beneficiaban definitivamente de las profecías. Los videntes del Antiguo Testamento describen al pueblo de Israel como malvado y pecaminoso. Ellos describen a Jehovah amenazando con todo tipo de calamidades contra el pueblo de Israel y sus opresores. Ninguno fue perdonado. Para dar la atmósfera de esas predicciones, aquí está una cita del último libro en el Viejo Testamento, escrito poco antes del año 445 AC.

“Porque ya llega el día, ardiente como un horno. Todos los orgullosos y los que hacen el mal serán quemados como paja por el fuego de ese día. No quedará de ellos ni ramas ni raíces. Pero en cambio, para ustedes que respetan mi nombre, brillará el sol de la justicia, que traerá en sus rayos la salud: ustedes saldrán saltando como terneros que están en engorde. Pisotearán, además a los malvados, que serán como cenizas esparcidas en el camino de ustedes, cuando yo actué, dice el Señor.
Recuerden la ley de Moisés, mi Servidor, a quien entregué en el cerro Horeb, leyes y ordenanzas para todo Israel. Les voy a enviar también al profeta Elías, antes que llegue el día del Señor, que será grande y temible. El reconciliará a los padres con los hijos y a estos con sus padres, para que, cuando llegue, no tenga que maldecir a este país “.

MALAQUIAS 4 : 1 – 6

El pasaje anterior predica la llegada de un mensajero especial de Dios llamado Elías, que fue la competencia hebrea de Mettaya el de la religión budista. Los budistas, quizás sintiendo la competitividad o cayendo víctima de las influencias de la Hermandad corrupta, remozaron la leyenda de Mettaya para unirse al monoteísmo apocalíptico. Esto creó la ilusión de los hebreos y budistas de que estaban esperando la misma persona, cuando de hecho ellos no lo estaban. La Hermandad monoteísta estaba, y todavía está, esperando por un mensajero de Dios acoplado con un Día del Juicio. Los budistas estaban simplemente esperando un amigo inteligente y dedicado lo suficiente para terminar el trabajo de Buda sin necesidad de que el mundo entero se acabe. Los hebreos modernos todavía están esperando que aparezca Elías, mientras los cristianos creen que Elías fue Juan el Bautista, el hombre que bautizó a Jesucristo.

Los profetas del Viejo Testamento expresaron otra idea importante: Jehovah continuaría manipulando a la gente para la guerra.

“Yo, Dios, reuniré a todas las naciones para que ataquen a Jerusalén…. Entonces saldrá Dios a combatir y peleará contra esas

naciones “.

ZACARIAS 14 : 1-2

Esta es una cita sorprendente porque establece las intenciones de “Dios” al reunir muchas naciones en un conflicto apoyando primero a un lado y después el otro lado. Tales acciones son del Manual de Maquiavelo. Las intenciones de “Dios” para hacer que hermanos peleen contra hermanos fue expresada en el mismo año por el profeta Egeo:

“ …Derribaré los tronos de los reyes y destruiré el poderío de los jefes de las naciones. Daré vueltas al carro con su conductor; rodarán por el suelo los caballos y sus jinetes. Se matarán unos a otros con la espada de su hermano

HAGAI 2:22

Los creyentes de la Biblia todavía piensan que un Ser Supremo está detrás de las intenciones maquiavélicas viciosas descritas en el libro. La teoría de los “antiguos astronautas” parece proporcionar un avance que apunta hacia una sociedad tecnológica brutal, no a un Ser Supremo, como la fuente más probable de tales maquinaciones.

Cuando la gente se adhiere a las profecías apocalípticas, normalmente lo hacen así: ellos creen en la predestinación. Predestinación es la idea de que el futuro ya está creado y es inalterable y que alguna gente tiene una habilidad especial para ver este futuro.
Realmente existe la predestinación ?
Por el bien de la discusión vamos a asumir que sí existe: en cualquier momento del presente, hay un futuro ya creado que es tan sólido y tan real como cualquier momento en el pasado o en el presente. Quizás el tiempo no es tan lineal como nosotros creemos.
Si tal futuro existe ya, esto significa que es inevitable y debe ocurrir ?
No.
Aquí está un ejercicio en dos partes para ilustrar esto:

Parte 1 : Encuentra un lapso de tiempo y anota la hora. Calcula que hora será dentro de 30 segundos. Ahora decide exactamente donde estarás parado en el momento de cumplirse los 30 segundos. Mira el reloj y asegúrate de estar parado en el sitio escogido.
Sólo has creado una profecía y la has cumplido.

Parte 2 : Mira el reloj otra vez y decide una nueva localización. Diez segundos antes de que se cumplan los 30 segundos, repiensa si tu quieres cumplir con la profecía. Si lo quieres, ponte en el sitio donde has decidido estar; si no lo quieres, escoge una nueva localización al azar y ponte allí para cuando el momento de los 30 segundos se cumpla.
Repite el ejercicio anterior varias veces.
¿Cuál de las dos partes de arriba creó el más fuerte y sólido futuro?
Por supuesto que la respuesta es : la Parte 1. ¿Cuál de los dos futuros podría un profeta más probablemente haber previsto? Otra vez la respuesta es: la Parte 1. El hecho es que el punto en el futuro es figurado. Confeccionado ampliamente por la intención respaldada por la acción: mientras más fuerte es la intención y mejor su respaldo por la acción, tiende a ser más sólido el futuro.
En consecuencia el futuro es maleable. Una realidad futura, no importa cuán sólida es o cuántos profetas han recordado su existencia, puede ser cambiada. Será irreversible sólo si la gente continua ejecutando o falla en la ejecución de aquellas acciones que causaron que el futuro se lleve a cabo, y nadie hace algo suficientemente efectivo para contrarrestar aquellas acciones o inacciones.

Alguna gente podrá argüir que el verdadero vidente podría prever, pronosticar, adivinar, el cambio de la mente en la Parte 2 del ejercicio de arriba. Si esto es verdad, entonces el profeta ha ganado una extraordinaria habilidad para influenciar el futuro, porque él o ella pueden contactar ahora el contenido de su visión y persuadir a esa persona para que cambie su mente, o el vidente puede tomar acciones para asegurar o prevenir las consecuencias de la decisión.

Realmente la profecía tiene un sólo valor como un instrumento para el cambio o para asegurar el futuro. El problema con un vidente que pronostica un accidente trágico el cual más tarde se hace verdad es que tanto él como ella, han adivinado insuficiente información como para hacer algo al respecto. Por ejemplo, el famoso profeta norteamericano Edgar Cayce, predijo un holocausto mundial en los años noventa del siglo pasado. Debido a la reputada habilidad del señor Cayce para percibir tales cosas, mucha gente estuvo convencida que un acontecimiento tal caería en el futuro. Quizás sucederá. Por desgracia, el señor Cayce no fue capaz de expandirse bastante más en su predicción para ofrecer la información detallada que pudiese ser usada para alterar los acontecimientos que él predijo. De esta forma su profecía es lamentablemente incompleta.

Como veremos en este libro, han habido muchos episodios de fin del mundo en la historia mundial. Todos ellos han cumplido las profecías religiosas excepto en un punto verdaderamente crucial: ninguno de ellos produjo una nueva era de paz y salvación como prometieron. A pesar de este deprimente record, mucha gente hoy en día está predicando que hace falta todavía un fin del Mundo o una Batalla Final que haga la vida mejor.

Poco antes del año 1 DC., nació un controversial líder religioso que trató de prevenir a sí mismo de ser considerado un Mesías apocalíptico. Como resultado, fue derrotado y colgado en una cruz de madera. Nosotros lo conocemos hoy como Jesucristo, y su historia es importante.

(*) Zoroastro probablemente vivió más cerca del año 550 AC., que del 750 AC., aunque hay discusión sobre esta opinión. Tradicionalmente ha sido colocado 258 años “antes de Alejandro”, lo que algunos estudiosos interpretan como 258 años antes de que Alejandro Magno (el Grande) destruyera el primer Imperio Persa en el año 330 AC.
A Zoroastro también se le conoce como Zaratustra —un nombre que proporcionó la inspiración para un famoso poema sinfónico compuesto por Ricardo Strauss titulado Así habló Zaratustra. Composición esta que sirvió de canción tema para la película americana, 2001: Una odisea del espacio.

Trackback from your site.

Shiny Demise

"¡La Revolución de la Consciencia es Ahora!"

Acerca del Autor

Libros recomendados