Visita mis redes sociales

Inspirando Cambio: Envía al Payaso

Written by Shiny Demise on . Posted in Ascensión

Fuente: Blog de Michael Berg

El propósito de compartir no es hacer una buena acción, sino cambiar quienes somos y traer bendiciones y protección a nuestra vida. Una de las historias más poderosas con las que me he topado, y que enseña el impacto del verdadero compartir (o lo que llamo ‘compartir transformador’) es “La Historia del Payaso”.

Un día, dos conocidos kabbalistas daban un paseo cuando uno se dirigió al otro y dijo, “¿De dónde viene ese aroma maravilloso?” “No lo sé pero es como el aroma del Cielo”.

Ubicaron el aroma en una pequeña casa al final de un camino de tierra. Llamaron a la puerta, y cuando el dueño respondió, preguntaron si podían echar un vistazo para descubrir qué producía ese perfume embriagante. El hombre reconoció de inmediato a los dos sabios y gustoso los recibió en su hogar.

Anduvieron de habitación en habitación, hasta que eventualmente encontraron la habitación del hombre. “Viene de ahí”. Entraron, sus narices los guiaron a un pequeño armario en una esquina. Durante la revisión, descubrieron un viejo traje de payaso escondido detrás de algunos zapatos y cajas. “¡Es esto! El perfume del Cielo emana de este traje. Dinos, ¿dónde lo encontraste?”.

El dueño de la casa se sonrojó.

“En verdad hubiera deseado que no encontraran esto”, dijo, “He tratado de olvidarlo por mucho tiempo”. Luego de algunos gentiles codazos, el hombre comenzó a contar la historia del traje de payaso.

“Hace algunos años, alguien del pueblo acudió a mí, desesperado porque necesitaba dinero. Prometí hacer todo lo que pudiera para conseguirlo, pero como yo mismo tenía poco dinero, tuve que ir a tocar a todas las puertas del vecindario para pedir ayuda. Después de horas de ir de puerta en puerta, todavía no había conseguido mucho dinero, así que descorazonado y deprimido, me metí a la taberna local.

Me senté en una mesa y me llevé las manos a la cabeza, sin saber qué hacer. En la mesa junto a mí, un grupo de hombres ricos bebían y hacían escándalo, riendo y dándose golpes en la espalda. Uno de ellos se inclinó hacia mí y, con un intenso aliento a cerveza, me preguntó, ‘¿Por qué tan triste?’. Le conté mi dilema, y pronto regresó con una idea.

‘Te daré el dinero, no hay problema. Pero con una condición. Tengo un traje de payaso que quiero que te pongas. Lo único que tienes que hacer es caminar conmigo por el pueblo, y te daré la cantidad que desees’.

‘Pero pasa de media noche’, Le dije tartamudeando, ‘Despertaremos a todo el mundo’. El hombre estalló en carcajadas, ‘Ese es el punto’.

Como ustedes saben, las calles de este pueblo son más bien callejones, y la gente del pueblo mantiene sus ventanas abiertas durante la noche. Era claro que estábamos por empezar un disturbio. Como yo estaba desesperado por ayudar al hombre, razoné conmigo mismo y pensé que quizá atravesar el pueblo de esta forma, no sería tan terrible.

‘De acuerdo, lo haré’.

Bien, como era de suponerse el hombre trajo consigo a todo un grupo de amigos bebedores, y que armarían un gran escándalo. Imagina, 30 borrachos cantando, gritando y yo, hasta adelante vestido de payaso, rogando que la tierra se abriera y me tragara.

Las luces se encendieron por todas partes, hombres y mujeres enojados nos gritaban obscenidades desde sus ventanas. Más de uno, nos vació encima su orinal. Esto continuó por más de una hora, y para entonces no había hombre, mujer o niño que no hubiera sido testigo de mi desgracia.

Finalmente, los borrachos empezaron a recobrar la sobriedad y les dejó de interesar su jueguillo. El hombre cumplió su palabra y me pagó lo que había prometido. Corrí a casa, mi cara ardía de vergüenza, y arrojé el traje de payaso detrás de mi armario. Todos estos años he hecho lo posible por olvidar aquella noche. Fue el momento más vergonzoso de toda mi vida”.

Cuando el hombre terminó su historia, los kabbalistas lo miraron con brillo en los ojos. “Ahora sabemos por qué esta fragancia extraordinaria emanaba de tu armario”, explicaron. “Tu acción de altruismo total y de compartir absoluto hizo pedazos tu ego de forma tan contundente, que una cantidad tremenda de Luz fue revelada. En efecto, tan poderosa fue tu acción que ahora estás completamente protegido, tanto que incluso después de tu muerte seguirás protegido en los mundos superiores.

Dale instrucciones a tu familia para que, cuando mueras, seas enterrado con este traje, te dará acceso inmediato al Cielo”.

La lección de esta historia, y que confío mantendrán con ustedes toda esta semana, es que cuando llevamos a cabo acciones de compartir transformador, abrimos puertas que no pueden abrirse con sólo compartir, y que éstas requieren un cambio total en nuestra conciencia acerca de cómo entendemos la acción de compartir. Claro, es bonito compartir, pero el verdadero valor es cuando damos de nosotros de una manera que nos resulta incómoda.

Esta semana, encuentra oportunidades para dar (están por todas partes) que requieran que te salgas de ti, que te arranquen de lo que es fácil y cómodo. De nuevo, no se trata de ser buenas personas, sino de abrir las puertas de las bendiciones y protección en tu vida que sólo pueden abrirse a través de este compartir transformador.

Michael Berg

Trackback from your site.

Shiny Demise

"¡La Revolución de la Consciencia es Ahora!"

Acerca del Autor

Libros recomendados